El hombre sin voz

Amor del Olmo, Rosa
El hombre sin voz
El hombre sin voz El hombre sin voz

En Hombre sin voz, Rosa Amor del Olmo despliega un discurso torrencial, de sonora gravedad, donde lo simbólico y lo espiritual conjugan a la perfección con lo veraz y lo cotidiano. Y así, su verso, o bien se derrama por entre las esquinas de lo anímico (“El hombre no se da cuenta de su/ soledad/ como la soledad de Dios que nadie comprende/ y que no nos reclama en absoluto”), o bien se orilla en la emotividad que crece sin pausa al alba de los hijos (“Tu alma/ siempre limpia y hermosa/ blanca/ sigue regresando a una edad/ que ya no vuelve y quieres seguir ahí/ porque sucedían pequeños milagros/a cada instante”). Para esta ocasión, la autora ha querido abrir su nueva entrega con la rotundidad de unos versos que surgen como fulgurante declaración de intenciones, no sólo lírica, sino también humana: “Vivimos en un mundo donde la idea o el pensamiento no/ contienen voz. No hay escucha./ El hombre brega con una mudez impuesta que le amordaza./ Pero el pensamiento vence./ La idea también”. Los hondos y cromáticos versos de Rosa Amor del Olmo, llegarán, a buen seguro, hasta el lector, con el eco firme de quien entiende la poesía como una batalla silente frente al tiempo, como una bella lucha contra el agua y el fuego de los amantes: “Por criticar mi verdad tú te has perdido/ Yo me he encontrado/ Y juntos nos separamos”. Jorge de Arco

Ficha técnica del libro 978-84-16250-18-9

Tamaño
Páginas
Color Interior
Encuadernación
140 x 210 mm
88
  Negro
 Rústica con solapas