Isidora 24

VV.AA.
Isidora 24
Isidora 24 Isidora 24

En lo relativo al espectáculo, creemos que nuesto profundo deseo, el arte madrileño habrá adelantado poco. Sin embargo, los carteles nos hablan de un invento portentoso llamado los Buffes, género de novísima confección importado de la patria de Offenbach, donde dicen que goza de grande aprecio y nombradía. ¡Ved aquí una maravilla para nosotros! ¡Singular manifestación del arte escénico! Si recurriendo a una viejísima clasificación retórica que guarda ya el clasicismo en sus empolvados y mugrientos archivos: si designamos los géneros de la literatura dramática con la académica comparación del calzado: si el pie trágico ciñe coturno, y el pie cómico raptado, al el pie bufo le hemos de poner necesariamente babucha; si este tecnicismo zapateril resucito se dirá la “pantufla bufa” frase que no deja de ser gráfica y reusa a su exacta expresión no sé qué oportuna sonora onomatopeya.

Y en verdad, esta invención de los bufos es una de las mas grandiosas conquistas del ingenio humano, mejor dicho, del ingenio madrileño. Las profundas melancolías de este vecindario hipocondríaco necesitaban pronto y eficaz lexativo. Recordad aquellos tiempos de fastidio y monotonía, en que ese gran misántropo que se llama público bostezaba allá en las butacas del Príncipe ante la representación de un drama histórico o de una comedia casera. Ávido de impresiones y sobre todo de novedades, le fastidiaron, por último, no solo los dramas y comedias sino las páginas terroríficas de crímenes, incendios y terremotos que adornan las columnas de La Correspondencia, y las relaciones y crónicas particulares qur trae cuando hay función en el Campo de Guardias. Con esta violenta crisis de hastío y desencanto “fueron los bufos”, salieron de la cabeza de Arderius como Minerva (viejísima recuperación) de la cabeza de Júpiter. Y el supremo bufo entronizado en el Olimpo de Variedades sacó de las destempladas cuerdas de un arpa aquella famosas “surlpanta” que o mucho me engaño, o ya debe haberse cantado y aplaudido en la China y en el Spitzberg.(...) La Nación 1968 Benito Pérez Galdós.

Ficha técnica del libro 1699-5996

Tamaño
Páginas
Color Interior
Encuadernación
170 x 240 mm
236
  Negro
 Rústica