El mañana será mejor

Hidalgo Sevilla, Alberto
El mañana será mejor
El mañana será mejor El mañana será mejor

Somos lo que hacemos. Nuestras acciones marcan nuestro camino y es así como nos ven los demás. Me llamo Cayo Julio César, como el dirigente militar y dictador de la antigua Roma. Nací en Mataró en 1981. Comencé la práctica de las artes marciales a la edad de once años y desde entonces me he guiado por el espíritu samurái, la tradición y la disciplina que estas aportan a aquellos que se las toman en serio. A lo largo de mi vida he perseguido mis sueños y metas con perseverancia y aplomo. Gracias a mi determinación he llegado lejos y he dado la vuelta al mundo. Siempre he sentido la necesidad y la iniciativa de esforzarme y arriesgar sin miedo para alcanzar aquello que deseaba. Me asusta más tener una vida ordinaria y vacía, sin riesgos, vivir sin novedades y decir cosas como: «Si hubiera hecho tal cosa, si hubiera ido a tal sitio», que arriesgarlo todo a una carta por conseguir el éxito. Sin un poco de riesgo, de emoción y aventura, ¿qué sentido tiene vivir? Si hubiera nacido en otra época habría luchado por llevarme mi pedacito de gloria por mi credo y por mi patria y habría intentado grabar mi nombre a fuego en la historia. La victoria y el éxito son maravillosos, pero aunque no llegues a alcanzarlos, si por lo menos vives siendo honesto contigo mismo y haciendo lo que deseas, no morirás con remordimientos. A lo largo de nuestra existencia se adquieren conocimientos y experiencias, pero por más conocimiento que adquieras a lo largo de una vida no sería más que una gota agua en un vasto oceáno de sabiduría. Tan limitado es el ser humano, aunque a veces parezca lo contrario. Aquí os expongo la historia de mi vida. Esta es mi primera historia.

Ficha técnica del libro 978-84-16423-57-6

Tamaño
Páginas
Color Interior
Encuadernación
150 x 210 mm
310
  Negro
 Rústica con solapas